miércoles, 23 de mayo de 2012

EXÓTICA (1994)

Saber porqué determinados films son considerados "de culto" es una incógnita para mi. ¿Qué o quién les hace merecedoras de tal renombre?, ¿De qué depende esa etiqueta?.
Imagino que ese reconocimiento debe atribuírseles a las películas con una fuerte personalidad fílmica, porque saben desmarcarse de convencionalismos y tienen un punto transgresor dentro de su género (o géneros) y que conmocionan para bien o para mal al amplio mundo del cine. En definitiva, que saben ser diferentes y dejan un sello imperecedero en nuestras retinas de una u otra manera.
En ocasiones, se las considera de culto tan sólo por remover (o renovar) aspectos socioculturales, o en otras, por ser provocativas e incitadoras para diferentes generaciones de espectadores.
El film que ahora comento, "Exótica", arrastra esa etiqueta de culto, pero aunque han pasado algunos días ya desde que la vi (por lo tanto, está más que centrifugada en mi mente), no alcanzo a comprender del todo su peso cinematográfico.
Permitidme que os cuente un poco acerca de ella.
Exótica es el nombre de un nightclub a las afueras de Toronto, donde Eric (un Elias Koteas agotador) hace de maestro de ceremonias mientras las chicas (incluida Cristina, la ex de éste) ponen ardiendo al personal allí reunido. Cristina (una Mia Kirshner que no vale nada como stripper) tiene un cliente habitual llamado Francis, un inspector de hacienda que con sus visitas al club llena sus vacíos emocionales y que de paso, despierta los celos incontrolables en Eric. Paralelamente, nos presentan a Thomas (Don McKellar, un actor pésimo) quién pasa de manera ilegal ciertas especies de aves por aduana para rentabilizar su tienda de animales.
Una serie de historias entrecruzadas alrededor del nightclub serán el hilo conductor de este film, que ahonda sobre todo en los aspectos emocionales, carencias afectivas, soledades o frustraciones de sus protagonistas.
Lo que a priori era un film con una idea más que prometedora, se acaba atascando en su propia pedantería, con exasperantes planos (la búsqueda del cadáver es terrible), mediocres interpretaciones (no sé quién lo hace peor) y una realización técnica que más que de culto, parece una tomadura de pelo memorable (micros visibles, personajes cortados por la cámara y demás estropicios cinematográficos).
Si a eso le añadimos una banda sonora insoportable, un DJ muy molesto y unas strippers de guardería (sus contoneos son tan falsos como los propios clientes), el resultado no puede ser más desastroso... ¿o sí?......porque además, es desesperantemente lentita, confusa y anodina, enriquecida con conversaciones cansinas ricas en silencios inapropiados que nos tienen con cara de pasmarote todo el film, haciéndonos sentir más idiotas que ellos mismos.


Milagrosamente, consigue dibujar a sus personajes de manera efectiva (no a todos, claro), incluso retratando la homosexualidad de uno de ellos de una manera peculiar, diría incluso que con cierta originalidad (esas miradas en el ballet).
Uno de tantos micros visibles
La capacidad para enlazar las historias es su mayor acierto, y puedo decir una vez acabada, que sorprende por su destreza para ocultar un desenlace final poco habitual, descubriéndose como un film del todo impredecible y que consigue cambiar nuestra percepción de sus protagonistas, sobre todo de Cristina.
Quiero pensar que estos aciertos, sumados a lo exótico de su concepción (el egipcio Atom Egoyan escribe y dirige) y su extraña puesta en escena (que no atmósfera), puedan suscitar críticas favorables a su paso, pero para nada entregarle el premio de la Crítica en Cannes ni reconocerla como la mejor película de Canadá en 1994.En fin, que se me hace difícil poder recomendarla a nadie, pero tampoco creo que merezca el anonimato absoluto, que para eso están los colores, para ampliar opiniones.
Ojalá alguien colabore y me dé su opinión al respecto, pues necesito la réplica de alguna mente sana que me pueda explicar porqué los críticos se deshacen en elogios hacia ella.
De verdad me hace falta saberlo.

2 comentarios:

  1. Quizás habría que saber que Atom es medio Armenio y las causas perdidas han sido debilidad en el cine.
    Quizás el jurado sólo se quedó con las tetas de la protagonista o quizás no entendieron la mirada poliedrica vomitera de Atom y antes de parecer un estupido jurado , la elogiaron hasta
    que le dieron el premio.Ocurre mucho en el mundo del arte :es mejor presentar alegatos en contra o a favor antes que quedar como un zoquete simplemente diciendo " me pareció una mierda".sic

    ResponderEliminar
  2. Bueno la acabo de ver. Creo que la peculiar manera en que está narrada , la forma en que se vinculan los personajes (Algunos mejor construidos que otros), la incertidumbre que se va generando a medida que avanza la historia, y la necesidad del director de no copiarle a nadie, hacen de esta película una experiencia muy grata. Coincido que cinematográficamente es bastante pobre - imaginen si David Lynch la hubiera dirigido - Y lo que principalmente me molesta es el hecho de revelar todo lo que se había mantenido oculto de golpe y de manera tan prosaica, hubiese sido mucho mejor que no expliquen nada. Sin embargo creo que son más los aciertos que los errores, y a mi parecer lo que la vuelve de culto es lo que has mencionado, la puesta en escena.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...