miércoles, 25 de abril de 2012

EL ARTE DE LA PELEA (ART OF FIGHTING) (2006)

Después de la dolorosa experiencia que supuso la semana pasada el visionado de The Beast (creo que las secuelas perduran), necesitaba reencontrarme con el cine coreano. Tenía pendiente este título cuya portada me tentaba desde hacía bastante tiempo y al final fue la elegida para una noche de cine. Sin acabar de ser un trabajo redondo del todo, sí que tiene algunos puntos interesantes y notables que cumplen correctamente con lo que me esperaba de ella, el de entretenerme un rato con una cinta sin demasiadas pretensiones pero bien ejecutada.
El joven Song Byung-tae (Lee Hyun-kyoon) acaba de llegar a un centro de formación profesional después de que su padre le sacara de la academia donde estudiaba. El centro, lleno de chicos conflictivos que en muchos caso han acabado allí después de ser expulsados de otras escuelas, se convierte en una tortura diaria para él, un chico endeble y demasiado pacífico que además carga con las iras de sus compañeros cuando descubren que su padre es inspector de la policía. La única vía de salida que se le ocurre para evitar salir apalizado cada día es aprender a pelear y poder defenderse él mismo. De esta manera se deja aconsejar por todo aquel que le sugiere una técnica de lucha (siempre con pésimos resultados tras aplicarlas), hasta que por casualidad tropieza con un tal Man-su (Baek Yun-shik), un enigmático señor mayor que vive en el mismo bloque de apartamentos donde duerme, y que además de enseñarle una atípica técnica de lucha, acaba suponiendo mucho más para él.

Por favor entréneme... Chaval, te repito que no agobies, que estoy leyendo...
Los problemáticos alumnos que apalizan a Song Byung-tae...
Su punto de partida no es muy original, hay películas a patadas que ya han explotado el recurso del estudiante débil que debe enfrentarse a los gamberros de clase. ¿Os suena alguna? Personalmente la primera que me viene a la cabeza es la mítica Karate Kid con el maestro Miyagi y Daniel Larusso (seguro que a muchos de vosotros también), con la que guarda algunas semejanzas más que evidentes: El alumno enclenque que se encuentra con el malo de turno que le obliga a tomar clases de artes marciales para poderle plantar cara y que gracias a un veterano maestro aprende karate o la técnica marcial que se precie para derrotarle y que haya un final feliz.... En la que tratamos hoy en ciertos aspectos el desarrollo son bastante paralelos, pero no llega a ser tan idílica, inocente y facilona. El toque coreano exige una mayor crudeza visual en la historia y esto lo podemos percibir desde bien al principio con las peleas que recibe Song Byung-tae.

¿La infalible técnica de la moneda?
Me había hecho la imagen mental de que el tono serio con el que arranca iba a predominar todo el metraje, pero enseguida descubrimos que tiene una buena dosis de comedia desde que diferentes personajes instruyen al joven en técnicas que califican como definitivas para acabar con sus rivales, y que no sirven para otra cosa que empeorar aún más la situación para él. Estos momentos están logrados, son variados, divertidos y sorprendentemente no rompen con la parte seria de la película, logrando que nos tomemos la historia un poco a guasa pero sin olvidar el problema real de trasfondo.
La relación maestro-alumno también está bien tratada, con un sensei que aquí no está muy por la labor de tomar a nadie bajo su tutela, vemos las perrerías que debe sufrir Song Byung-tae para ser aceptado, además del peculiar y poco ortodoxo entreno al que es sometido (siempre que veo entrenos raros me viene a la cabeza el que recibe Goku por parte de Kamesenin, que también quedó bien retratado en la película de Jackie Chan El mono borracho en el ojo del tigre), éste sin ser tan extremo, es peculiar.

Aunque no lo parezca, esto es un entreno...
La química entre ellos junto a sus actuaciones son lo mejor de la cinta y lo que la sustenta, un buen trabajo por parte de ambos actores que se entienden muy bien, mientras que el resto de personajes queda muy desdibujado, casi sin ningún tipo de desarrollo que no permite que nos transmitan nada. Los malos de clase son malos porque el guión lo exige y punto pelota. Esto lastra mucho la historia, que queda algo coja al echar de menos un personaje con carisma en el bando contrario que les dé una réplica de peso, una auténtica pena.
Con un desarrollo en el último tercio algo desaprovechado, en mi opinión por la falta de desarrollo y equilibrio de algunos personajes (por ejemplo, el padre de Byung-tae aparece de vez en cuando sin que participe casi en nada hasta practicamente el final); además el pasado y la situación actual del maestro Man-su necesitaba una mayor explicación para redondear la historia y acaba siendo el punto del que menos provecho se saca pudiendo para mucho más de sí. De esta manera nos llegamos a un final correcto pero un poco insatisfactorio por la sensación de que se queda a las puertas de poderlo explicar todo un poco mejor. Por cierto, la imagen final entre los créditos sobra... que ya somos suficientemente grandes como para necesitar esos toques tan happy que no aportan nada... o al menos nada bueno...



2 comentarios:

  1. Hola German! La película no es difícil de encontrar a poco que rebusques online. Y subtitulada.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...